Linguim

Linguim.com allows you to learn new languages completely free of charge. Choose a language and start learning!

Bienvenido!
Registrar | Iniciar Sesión

Latí­n para Principiantes

Aprender a leer y escribir latín es lo más importante para un principiante. En esta sección encontrarás las primeras lecciones básicas para ayudarte a aprender latín de la forma más eficaz y rápida posible. Si aún no has leído la introducción al latín, te recomiendo que la leas.

Empezando con lo básico

Verbos

Sustantivos

Adjetivos / Adverbios

Preposiciones

¿Qué sigue?

Por ahora, lo más importante es que domines los temas básicos del latín. Si tienes dudas, no dudes en regresar y leer la lección correspondiente o conectarte a nuestro grupo de latín para hacer preguntas.

Graffitis en la antigua Roma

La próxima vez que veas a uno de esos adolescentes vestidos con calzones anchos, zapatillas deportivas y gorra, y armados con un bote de spray, toma aire y cuenta hasta diez antes de afearles su conducta. Lo creas o no, lo que esos jóvenes hacen se lleva haciendo desde hace siglos.

La expresión de estados de ánimo, reflexiones y huellas personales que vemos en los graffitis de cualquier ciudad no son un fenómeno contemporáneo. Ya en tiempos del Imperio Romano se llevaban a cabo este tipo de manifestaciones, como demuestran, entre otras, los miles de escrituras halladas en las paredes y muros de la ciudad de Pompeya.

Sí. En tiempos de los romanos ya existían individuos que dejaban su huella en las paredes y lo hacían con intenciones de lo más variopinto. Desde la de expresar su presencia en un momento y lugar determinados hasta la de contar con todo detalle actos sexuales llevados a cabo con las meretrices de la época.

Por supuesto que también los había más elaborados como en la actualidad, pero lo que no sabremos nunca es si en aquellos tiempos también existía el debate acerca de si este tipo de obras eran arte o no.

Porque en la antigua Roma también convivían lo que podemos considerar “graffitis artísticos”, con otros cuya calificación resulta bastante complicada, pero que no varían demasiado de algunas de las pintadas más groseras que podamos encontrar en cualquier barrio marginal.

Frases como las que pueden encontrarse en los graffitis de Pompeya también invitan a la reflexión acerca de lo poco que hemos cambiado en veinte siglos, y son la muestra de que la naturaleza humana sigue guiándose por pasiones como el sexo, el amor y el odio, por deseos de reconocimiento o de trascender al tiempo.

Queremos dejar huella, ser recordados. Que las futuras generaciones sepan de nuestra existencia. Cabe preguntarse, pues, si no será consustancial al ser humano la necesidad de compartir con los demás todo lo que piensa y dejar constancia de ello para la posteridad.

Así que, ya sabes. La próxima vez que te cruces con uno de esos pequeños gamberros con spray, trata de ser condescendiente. No está destrozando la estética de tu barrio. Sólo quiere que las futuras generaciones conozcan sus inquietudes y deseos.

Aunque estos se resuman en simplezas del estilo de “Aquí estuvo el Jonathan con la Vanesa”